Síguenos en:

Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE)

SATE
con EPS

Elementos
SATE

Requisitos

Comportamiento
al fuego

Se conoce como SATE al Sistema utilizado para el Aislamiento Térmico de fachadas por el Exterior (SATE-ETICS)

El SATE se incorpora tanto en obra nueva, con criterios de arquitectura bioclimática y para la obtención edificios de energía neta cero, como en la rehabilitación de edificios, para el cumplimiento de las exigencias de eficiencia energética. Papel del SATE en el futuro de la eficiencia energética.

El SATE es la solución más efectiva para la rehabilitación energética de la envolvente del edificio. Se ha demostrado que, mediante esta intervención en la fachada, se puede ahorrar hasta un 60% en el consumo de energía y emisiones de las instalaciones de climatización, elevando la clase de certificación energética. Por este motivo, las AA.PP. han articulado un conjunto de ayudas a la rehabilitación de fachadas. Rehabilitación de fachadas

Ventajas del sistema SATE

Una de las principales ventajas del SATE es el hecho de que está concebido como un sistema integral. Ello supone que cada componente forma parte del conjunto, asegurando de esta manera la compatibilidad del sistema y un resultado óptimo. A ello se suman otras características que lo convierten en la solución constructiva idónea para el aislamiento de fachadas.

Protege el medioambiente. El SATE mejora el aislamiento reduciendo el consumo energético de los edificios y las emisiones de CO2 asociadas, ayudando a alcanzar los criterios de sostenibilidad.

Supone un ahorro económico. El SATE reduce la factura energética de cada usuario consiguiendo ahorros netos de energía próximos al 30%, por lo que la inversión realizada para la instalación del sistema se amortiza de media en los cinco años siguientes.

Incrementa el confort. El SATE crea un ambiente cálido y acogedor en invierno y una temperatura fresca en verano. Las superficies de los muros interiores están calientes e incluso se reduce el nivel de ruido.

Proporciona un acabado estético. El Los SATE se pueden incorporar en prácticamente todos los diseños arquitectónicos proporcionando un acabado estético o “segunda piel”.

Minimiza las molestias para los usuarios. El SATE se instala en exterior, evitando molestias a los usuarios en el interior de las viviendas (polvo, eliminación de escombros, simplificación de las fases de elaboración y disminución de los tiempos).

Revaloriza económicamente el inmueble, mucho más que la simple restitución de la fachada.

No reduce el espacio habitable interior de las viviendas.

Reduce el riesgo de condensaciones. Además los sistemas SATE son impermeables al agua y permeables al vapor de agua.

Mantiene la envolvente exterior y la estructura del edificio en condiciones termo-higrométricas estables, contribuyendo de manera decisiva al mantenimiento de los materiales de construcción a lo largo del tiempo e impidiendo la degradación causada por las oscilaciones de temperatura: grietas, fisuras, infiltraciones de agua, fenómenos de disgregación, manchas, mohos y la impregnación de la masa mural.

Evita la necesidad de eliminar el enfoscado viejo, excepto cuando existan riesgos de desprendimiento.

Es respetuoso con el medio ambiente al no dispersar sustancias contaminantes, no contener sustancias nocivas para el medio ambiente, reciclarse y reducir las pérdidas energéticas.

Permite alcanzar los criterios de sostenibilidad al mejorar el aislamiento térmico en la envolvente de un edificio.

Asegura la compatibilidad de los componentes, ya que los sistemas SATE se suministran de forma integral.

Evita los puentes térmicos. Al adatarse a la geometría de la fachada, incluso a las más complejas, sin discontinuidad, permite resolver fácilmente la mayoría de los puentes térmicos del edificio.

Tel: 91 314 08 07 / Fax: 91 378 80 01 | Pº Castellana, 203 - 1º Izquierda 28046 - Madrid | consulta@anape.es

© 2014 ANAPE